No emprendas porque lo diga la tele

Emprender suena bonito, oye que parece un cuento de esos que nos contaban de pequeño ¿verdad? algo así como «el valiente emprendedor se adentró en el bosque de la crisis y empresa en mano se abrió camino hasta el castillo...